Noticias de MDP PORTAL 7600

Opinion

Mar del Plata y el problema de viajar en colectivo

transporte-mdpSi algo se repite en nuestra querida ciudad de Mar del Plata es la deficiencia del transporte publico. La odisea de llegar a destino, esquema municipal de colores históricos, frecuencias irrisorias y recorridos desguazados.

LA ODISEA DE LLEGAR A DESTINO

Todo comienza cuando uno llega a la parada para disponerse a hacer uso del servicio. Si la suerte lo acompaña, lo espera un refugio deficiente para detener la lluvia o el viento, pero medianamente eficiente versus a la inexistencia del mismo.

Hora pico o no, dependiendo de la linea y procedencia barrial final del recorrido, la unidad de transporte pasara lleno sin hacer caso a la señal de pare; parará lleno y sin espacio para respirar, o pasara milagrosamente vació (si es final de recorrido o si se dirige a Parque Luro).

Ya arriba de la unidad, para llegar a destino las variables son múltiples, en el mejor de los casos pinchaduras de ruedas gastadas por el paso del tiempo y esperar la siguiente unidad o timbre defectuoso teniéndose que bajar algunas paradas mas allá de nuestro destino final. En el peor de los casos atascarse en el paupérrimo estado de las calles de alguno de los barrios de la ciudad.

501-estancado 

ESQUEMA MUNICIPAL DE COLORES HISTÓRICOS

Si algo si llevo adelante el gobierno del ex intendente Gustavo Pulti para transformar el transporte publico de pasajeros, es el cambiar esquemas y colores. El deseo era grande, ver taxis y colectivos con bastones de diferentes colores fue una de sus metas. Se pusieron mas exigentes al respecto que para reclamar a los empresarios un mejor servicio o el frenar un poco el monopolio de una casi única empresa.

Respetar la gama de colores histórica era la meta, y parecía una buena propuesta, el ver todos los colectivos rojos dejaba al descubierto que muchas empresas ya no existían. Sin embargo para nuestra desazón, no se cumple en su totalidad hoy en día. Lineas como 591 y 593, de las pocas sobrevivientes de la desaparecida empresa "La Marplatense" históricamente celeste, recorren la ciudad del color que toque, muy pocos celestes, la gran mayoría rojos. Ademas de tener las unidades mas antigua y  relegadas de otras lineas. Las lineas 521, 522, 523 y 525, históricamente marrones, en misma situación. 

593-marplatense - de BUS.ARmartin-guemes

Finalmente la rebelde Batan, se reusa al cambio, y compra unidades nuevas sin respetar esquema de color alguno.

FRECUENCIAS IRRISORIAS y RECORRIDOS DESGUAZADOS

Para cualquier trabajador del pescado que se disponía a tomar la linea 593 en los barrios al sudoeste de la ciudad, tardaba de 20 a 30 minutos en llegar a los barrios del puerto. La necesidad de brindar el servicio de transporte publico a nuevos barrios, saco la mayor irracionalidad de funcionarios y empresarios. En lugar de crear nuevas lineas, mejor desviar la existente. De esta manera la linea 593 sufrió dos cambios, ingresar y salir del cementerio (de 20 a 30 minutos extras), e ingresar y salir del barrio nuevo golf (20 minutos extras). Resultado: el mismo trabajador ahora tarda mas de una hora en llegar a destino. Por otra parte las frecuencias tienen un párrafo aparte, Lineas como 501 y 525, son las mas castigadas, con frecuencia de mas de una hora para la primera y de 40 minutos para la segunda, toda una odisea. 

TODOS LOS CAMINOS CONDUCEN A ROMA

En paralelismo, todas las lineas conducen a la vieja terminal de ómnibus, Pocas llegan a lugares claves como facultades, empresas, nueva terminal o hospitales.

Desde diferentes barrios no existe transporte directo al Hospital Interzonal de Agudos, y mas difícil aún, que lleguen al Materno Infantil.

Al complejo universitario un pequeño puñado de lineas de las cuales la gran mayoría van repletas de pasajeros, excediendo la capacidad de las unidades. Párrafo aparte para ingeniería o la Universidad tecnológica Nacional, donde para llegar se recurre al pago de dos boletos, ante la inexistencia de un boleto de transbordo.

CONCLUSIÓN

Sin lugar a duda el transporte publico es uno de los ejes a mejorar en la ciudad de Mar del Plata. Empresarios reclaman constantemente un aumento del valor del boleto, ciudadanos se ven en una situación difícil de afrontar en la ciudad con mayor desocupación del país. En esta situación la calidad del servicio siempre queda de lado. Lo expresado en esta nota es solo un pequeño pantallazo. Tanto vecinos, gobernantes y empresarios nos debemos un debate serio. Es hora de comenzar a hacernos responsables de los grandes problemas de la ciudad.  

      

Publicidad